¿Cuáles son los mejores argumentos a favor de la deidad de Jesucristo?



Hay muchos argumentos sólidos para proporcionar evidencia de que Jesús es divino. Una de las más importantes es que Jesús y sus seguidores a menudo se referían a él como un ser divino. Esto incluía los títulos de Jesús como Cristo, Señor y Mesías, entre otros.

Además, Jesús aceptó la adoración de los demás como divina. Aunque el Antiguo Testamento mandaba que nadie debía adorar sino solo Dios, Jesús aceptó la adoración muchas veces. Algunos de estos incluyen al leproso que lo adoraba (Mateo 8:2), el gobernante que se arrodilló ante Jesús después de que su hijo fue sanado (Mateo 9:18), la mujer cananea (Mateo 15:25), la madre de Santiago. y Juan (Mateo 20:20), y un hombre que tenía un demonio (Marcos 5:6). Los discípulos incluso oraron a Jesús (Hechos 7:59) y en su nombre (Juan 14:6; 15:7).

Jesús realizó muchos milagros como evidencia de sus poderes sobrenaturales. El maestro judío Nicodemo dijo: «Rabí, sabemos que eres maestro de Dios, porque nadie puede hacer estas señales que tú haces si Dios no está con él» (Juan 3:2). Al menos 35 de estos milagros de Jesús están registrados en el Nuevo Testamento. Según el Evangelio de Juan: «Hay muchas otras cosas que también hizo Jesús. Si todas estuvieran escritas, probablemente el mundo mismo no podría escribir los libros» (Juan 21:25).

El hecho de que Jesús vivió sin pecado es un fuerte testimonio de su naturaleza divina. Afirmó estar sin pecado (Juan 8:46), y sus seguidores que vivieron con él durante tres años lo llamaron sin mancha y sin mancha (1 Pedro 1:19). En contraste, todos los hombres pecaron y están destituidos de la gloria de Dios (Romanos 3:23).

Lee:  ¿Qué tanta autoridad debería tener un pastor sobre la iglesia?

El cumplimiento de muchas profecías del Antiguo Testamento en la vida de Jesús proporciona más evidencia de su naturaleza divina. Jesús nació de una mujer (Génesis 3:15), nació de una virgen (Isaías 7:14 y Mateo 1:21), vino de la simiente de Abraham (Génesis 12:1-3 y Mateo 1:1), vino de la tribu de Judá (Génesis 49:10 y Lucas 3:23-24), de la casa de David (2 Samuel 7:12 y Mateo 1:1), nacido en Belén de Judá (Miqueas 5:2 y Mateo 5 :2). dos; Lucas 2), y su propio pueblo lo rechazó (Isaías 53 y Lucas 4:23-29). Los eruditos han detallado más de 300 profecías sobre el Mesías judío en Jesús y solo Jesús.

La muerte y resurrección de Jesús se destacan como el milagro final para probar su naturaleza divina. Él predijo Su resurrección (Juan 2:19-21), Su muerte fue confirmada (Juan 19:33), soldados romanos custodiaron Su tumba (Mateo 27:62-66), pero la tumba quedó vacía al tercer día, y no era afirmar que su cuerpo fue encontrado. Muchos testigos presenciales afirmaron haberlo visto con vida (1 Corintios 15) durante 40 días. No se ha propuesto ninguna otra explicación suficiente para explicar la evidencia.

Si bien se pueden presentar muchos argumentos adicionales, estos fueron algunos de los más utilizados por los primeros seguidores de Jesús en el Nuevo Testamento, y continúan brindando amplia evidencia para respaldar la divinidad de Jesús en la actualidad.

► También te puede interesar...

people found this article helpful. What about you?
Deja un comentario 0

Su dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *